Rescatar un planes de pensiones o un PPA en forma de renta, consiste en la percepción de dos o más pagos sucesivos con periodicidad regular, incluyendo, al menos, un pago en cada anualidad.

Existen dos tipos de renta en el cobro de un planes de pensiones: Renta Asegurada y Renta Financiera. Ambas tributan en el IRPF como Rendimientos del Trabajo.

Los Planes de Previsión Asegurados (PPA) solo permiten la Renta Asegurada, salvo una compañía que permite el rescate en forma de Renta Híbrida (este término lo hemos acuñado nosotros), reuniendo lo mejor (las ventajas) de las Rentas Aseguradas y las Rentas Matemáticas.

 

A continuación vamos a explicar con detalle los dos tipos de renta:

RESCATAR UN PLAN DE PENSIONES O PPA EN FORMA DE RENTA ASEGURADA o ACTUARIAL

El rescate en forma de renta asegurada o actuarial, supone la suscripción de un contrato de seguro.

La característica de este tipo de renta, es la seguridad y certeza de que el importe que se pacte será el que se percibirá cada mes sin tener que estar sometido a las oscilaciones del mercado, puesto que ofrece una rentabilidad garantizada para el periodo seleccionado o para toda la vida, en el caso de la renta vitalicia.

Hay que tener en cuenta que en épocas de intereses bajos, como la actual, esta modalidad de renta asegurada se ve perjudicada, sobretodo la vitalicia, puesto que en la mayoría de los productos de rentas vitalicias, el interés que ofrecen las entidades, es para toda la vida, y pueden darse casos (aunque parezca incomprensible), que restando gastos, la rentabilidad o interés que quede sea negativo. Es muy importante tener este punto en cuenta y que la rentabilidad que nos quede una vez descontando gastos sea positiva, ya que aunque esta se acerque a cero, si la inflación/IPC es negativo, aumentará nuestro poder adquisitivo. El problema es que en un futuro a medio o largo plazo, cuando la inflación/IPC suba y los tipos de interés también suban, nuestro seguro de rentas, en términos de rentabilidad real, no será interesante, pero no podremos hacer nada por evitarlo.

 

El importe de la prestación, viene determinado por un contrato de seguro, y el importe que se estipule, será el que se perciba cada mes, trimestre, semestre o año, según la periodicidad que se desee.

Se puede optar o elegir entre dos tipos de rentas aseguradas o actuariales: Las Rentas Aseguradas Vitalicias y las Rentas Aseguradas Temporales, en ambos casos, se pueden pactar con reversión o sin reversión, a favor de otra persona (2º asegurado), o con capital de fallecimiento o no, y a su vez, ser revalorizables o constantes, no existiendo en ninguna de las modalidades citadas, la posibilidad de rescatar anticipadamente los derechos económicos ni solicitar cantidad alguna como anticipo a cuenta de las rentas pendientes de cobro.

Si el perceptor de una Renta Asegurada Vitalicia o Renta Asegurada Temporal, fallece sin haber pactado la reversión de sus derechos económicos sobre otra persona, el pago de la renta por parte de la Aseguradora se extingue desde el momento del fallecimiento.

En el caso que se hubiese pactado la reversión a favor de otra persona, el beneficiario de esa reversión en una Renta Asegurada Vitalicia, seguirá cobrando la renta acordada en el porcentaje establecido con la aseguradora, pero si este beneficiario muere, la renta concluye en el momento de su fallecimiento.

En una Renta Asegurada Temporal, ocurre lo mismo, es decir, el beneficiario de la reversión seguirá percibiendo la cantidad pendiente de cobro hasta que se agote el tiempo convenido en la póliza. Si se produce el fallecimiento del beneficiario de la reversión antes del tiempo concertado en la póliza, no existe ningún tipo de rescate de la renta pendiente de cobro.

Elegir la opción de reversión reduce la renta periódica a percibir, esto hay que tenerlo en cuenta.

Dependiendo del producto de rentas que disponga la entidad donde tengas contratado el plan de pensiones o PPA, podrá ofrecerte la opción de reversión anteriormente comentada o capital de fallecimiento.

Esta garantía optativa de capital de fallecimiento, no la ofrecen todas las entidades y consiste en que si el rentista fallece los beneficiarios podrán cobrar:

  • El pendiente.
  • Un % del capital que formalizó la renta, el cual puede oscilar entre el 80% y el 105%. A mayor % menor importe de renta periódica.

La garantía de Reversión y de Capital de Fallecimiento son incompatibles, se debe de escoger una de las dos, o ninguna, en cuyo caso no existirán beneficiarios, ni de la renta ni del pendiente, lo cual es una barbaridad. Este supuesto, el de no elegir ni reversión ni capital de fallecimiento es desaconsejable, pero puede darse en cierto casos, ya que genera mayor importe de renta periódica y puede ser ventajoso para personas solteras o sin familiares. Otra historia es que el “asesor” que nos orientó y aconsejó no nos explicará estas coberturas optativas y no nos las incluyera en el contrato, con el perjuicio que ello puede suponernos en un futuro.

Consejo nº 1 = Leer muy bien y detenidamente el contrato de seguro de renta antes de firmarlo, y tener en cuenta todo lo que os hemos contado anteriormente.

Consejo nº 2 = Si vas a cobrar tu plan de pensiones o PPA en forma de renta asegurada, temporal o vitalicia, espera, si las circunstancias te lo permiten, a que hayan tipos/intereses altos en el mercado.

RESCATAR UN PLAN DE PENSIONES O PPA EN FORMA DE RENTA FINANCIERA o MATEMÁTICA

Se trata de una renta que no tiene ni plazo ni rentabilidad garantizada, percibiéndolo hasta que se agoten las participaciones del fondo de pensiones.

La elección de este tipo de renta implica que el patrimonio se mantenga en el plan de pensiones, y que se revalorice al ritmo del mismo, es decir, pudiendo ofrecer rentabilidades negativas o positivas, dependiendo del mercado bursátil donde invierta dicho Plan de Pensiones. En el caso del Plan de Previsión Asegurado (PPA), para cobrar la renta financiera, primero, habría que traspasar los derechos económicos del PPA a un plan de pensiones del mismo grupo asegurador del PPA, para luego cobrarlo en forma de renta financiera o matemática. Por este motivo, no todos los PPA´s ofrecen este tipo renta, puesto que en muchos casos, el grupo asegurador no comercializa planes de pensiones, por lo que si se desea este tipo de renta y el PPA no lo permite, se deberá de realizar un traspaso a un plan de pensiones ajeno a el actual grupo asegurador del PPA,  para luego cobrarlo en forma de renta financiera o matemática.

Al igual que en la renta asegurada, en la renta financiera o matemática, también se puede seleccionar una revalorización del cobro de la renta de forma fija o variable en función de algún índice o parámetro de referencia predeterminado como el IPC.

La renta financiera también puede cobrarse de forma inmediata o diferida en el tiempo, aplazando el cobro a partir de una fecha determinada.

En la renta financiera se puede designar como beneficiarios a la persona o personas físicas que se estime conveniente, sean o no familiares directos del partícipe, a partes iguales o con un porcentaje predeterminado a cada una de ellas. Así mismo los beneficiarios de una renta financiera, pueden generar a su vez nuevos beneficiarios.

El beneficiario de una “Renta Financiera”, también puede solicitar en cualquier momento, anticipar el capital equivalente a los derechos remanentes totales de que disponga en el fondo de pensiones.

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE CADA TIPO DE RENTA

Hemos preparado un documento donde reflejamos de forma esquematizada, las ventajas e inconvenientes de cada tipo de renta, para que puedas analizarlo de una forma más resumida y rápida:

Ver documento “Ventajas e Inconvenientes de las Rentas Aseguradas y Financieras”.

Te recomendamos la lectura de los siguientes artículos relacionados con los planes de pensiones y Planes de Previsión Asegurados (PPA):