La tributación de indemnizaciones de seguros, es algo desconocido por la gran mayoría de personas. No obstante, la Agencia Tributaria aplica la premisa que tanto hemos escuchado en numerosas ocasiones:

 

El desconocimiento de la Ley, no te exime de su cumplimiento

Por ello hemos redactado este artículo, para que seas consciente y actúes en consecuencia.

A continuación exponemos diferentes posibilidades de tributación de indemnizaciones de seguros y/o sus posibles exenciones:

Indemnizaciones de daños personales por: accidentes de tráfico, responsabilidad civil y seguros de accidentes

Exentas, según el Artículo 7d de la Ley del IRPF 35/2006 de 28 de Noviembre.

Respecto a la responsabilidad civil, en general, están exentas siempre y cuando la cuantía se encuentre reconocida legal o judicialmente.

Respecto al seguro de accidentes, están exentas, salvo aquellas primas de seguros que hayan sido deducidas, por ejemplo, por ser autónomo y haber contratado el seguro en una Mutua de Previsión Social (MPS).

Indemnizaciones con el objeto de reparar o reconstruir elementos patrimoniales

Según el Artículo 37g de la Ley del IRPF 35/2006 de 28 de Noviembre, si recibes una indemnización de una aseguradora por un siniestro en un elemento patrimonial, Hacienda aplicará el siguiente tratamiento fiscal:

  • Si destinas toda la indemnización a reparar, no deberás declarar nada en la declaración de la renta/IRPF.
  • Si no reparas o destinas solo una parte a ello, deberás de declarar la parte no consumida, tributando como ganancia patrimonial.

Las ganancias patrimoniales tributan de la siguiente manera:

  • Los primeros 6.000 € de ganancias al 19%
  • Desde 6.000,01 € a 50.000 € de ganancia al 21%
  • Desde los 50.000,01 € en adelante al 23%

Si te demoras y reparas después de presentar la declaración de IRPF del año en que percibiste la indemnización, deberás de tributar y posteriormente, cuando repares, realizar una rectificación en la declaración, solicitando la devolución de la cuota satisfecha en exceso, justificándolo con facturas.

Te preguntarás…

¿Cómo sabe la Agencia Tributaria que he percibido una indemnización de una aseguradora?

Las compañías de seguros están obligadas a informar a Hacienda de las prestaciones de seguros satisfechas a sus clientes. La información se realiza por perceptor (NIF/NIE) siempre que en el año haya superado la cifra de 3.005,06 €.

Por ejemplo, si a un cliente le han abonado durante el año, tres prestaciones de 1.100,00 € cada una, tienen que informar que este asegurado ha percibido en dicho ejercicio prestaciones de seguros por importe superior a 3.005,06 €.

Esto no quiere decir que si en un año has percibido menos de 3.005,06 € de indemnizaciones, la Agencia Tributaria no lo vaya a averiguar, pues puede realizarte una investigación porque haya visto indicios de delito o de fallo por otro motivo y descubrirlo revisando los movimientos de tus cuentas bancarias de todo el año.

Indemnizaciones de seguros de ahorro y de vida riesgo

Ver artículo fiscalidad de los seguros de vida y de ahorro.